Hortaleza significa lugar donde abundan las huertas, de ahí el nombre de este distrito madrileño.
Hortaleza, fundada en el siglo XIII, fue un pueblo agrícola con apenas unos cientos de habitantes hasta que en el siglo XIX se crean industrias alimentarias (derivadas de la agricultura y la ganadería) que atraen a una gran cantidad de población, población que se multiplica a mediados del siglo XX al convertirse este pueblo en un barrio de Madrid.
Una de las huertas más importantes fue la llamada Huerta de la Salud, creada por Pedro Tovar a fines del XIX sobre lo que fue la Quinta del Cristo de la Salud, que en el siglo XVIII pertenecía a los duques de Frías, si bien ya existía anteriormente.
El notario y empresario Tovar edificó construcciones agropecuarias muy avanzadas para su época, como el enorme silo de hormigón para almacenar el grano, levantado en 1928.
Tras unos años de abandono, en los que gran parte de la huerta fue engullida por la nueva ciudad-dormitorio, en los años ochenta, con muy buen criterio, se ajardinó lo que quedaba de la Huerta y se creó un centro socio-cultural de barrio.
De las antiguas construcciones apenas queda la puerta y el silo, que durante unos años ha sido utilizado para realizar exposiciones, aunque últimamente está cerrado por falta de presupuesto.
 He subido hasta arriba y he hecho unas fotillos que, mal que bien, reflejan lo que se ve desde allí: una barriada que creció demasiado deprisa, aunque, afortunadamente, con bastantes espacios verdes.

 

 

 

Fotos: Carlos Osorio