Así era el Paseo de las Delicias en 1785, tal y como lo pintó Ramón Bayeu:
¡toda una delicia!

Y este era su aspecto en 1913.
En 1942 el tranvía Usera-Atocha subía por el paseo con «racimos» de viajeros colgando.
En los años 40 y 50 Delicias era el barrio popular y ferroviario que inspiró los versos de José Luis Cano:
“Cuando salgo a la luz de este viernes dorado
estrena la mañana sus pájaros primeros.
Es un viernes de barrio, humilde pero hermoso,
viernes de las Delicias, viernes arrabalero…«
Y por último,  el paseo de las Delicias en la actualidad.