Quizá su mayor valor sea la sencillez y la escasa altura, en una zona donde los edificios a menudo son grandilocuentes. Me gustan estos edificios con una escala más humana. La combinación de cuerpos salientes y entrantes, de balaustradas y balcones de forja le da ritmo y lo asemeja a otro edificio de la zona, el de Gran Via 50.
No figura en la guía del COAM.
Foto: Carlos Osorio.