“Kilómetro Cero” así se titula este magnífico cuadro del pintor Modesto Trigo, en el cual unos pies soñolientos se echan a andar por los caminos de España.
El Kilómetro Cero tiene su origen en la red de Itinerarios de Postas que creó el rey Felipe V allá por el año de 1720. Una red que tenía como punto de partida el centro de la capital de España, es decir, la Puerta del Sol.
Felipe V pintado por Jean Ranc.
...
El primer rey borbón se quedó espantado al llegar de Francia y ver la situación de los intrincados y laberínticos caminos ibéricos. Don Felipe tardó 17 días en llegar a Madrid desde Irún.
Poco después le tocó viajar a Barcelona para casarse y ¿cuánto creéis que tardó?
¡23 días!
En 1720 se establecieron seis itinerarios de postas que aún hoy siguen siendo las seis rutas principales de la red viaria, aunque ya no les llamamos caminos, sino carreteras nacionales (nacional I, II, III, IV, V y VI)
Tras enormes esfuerzos y sorprendentes obras de ingeniería, un país muy complicado de recorrer por su orografía montañosa y su gran extensión, ha logrado por fin tener una excelente red de carreteras.
Gracias a la tenacidad de los españoles, hoy tenemos la que posiblemente sea la mejor red viaria del mundo.
Nuestra red viaria ya no es puramente radial, como entonces, pero siguen existiendo las seis carreteras nacionales que tienen su kilómetro cero en la Puerta del Sol.
En esta plaza madrileña se colocó una placa en 1950 para conmemorar este punto de partida.

 

El deterioro de la placa motivó que recientemente se haya sustituido por una nueva.
Esta pequeña placa es un homenaje a todos aquellos que trabajaron duro para que todos los rincones del país estuvieran bien comunicados.
Hoy, muchos madrileños y visitantes se hacen fotos poniendo uno de sus pies sobre el Kilómetro Cero.
Imágenes de internet.