Uno de los edificios de viviendas más bellos del barrio de Chueca se halla en la calle de San Marcos nº 41 y 43.
Es obra de unos arquitectos con un gusto exquisito: Luis Aladrén Mendívil y Eugenio Jiménez Corera.
El segundo es el autor de la encantadora fábrica de El Águila, en Delicias.
Construido en 1891, la fachada combina el ladrillo y la falsa piedra, imitando un sillares almohadillados, en bandas verticales que se cruzan con las horizontales. Hay aplicaciones cerámicas y un espléndido trabajo de forja.
Ya había hablado de esta casa hace un par de años, pero vuelvo sobre ella con nuevas fotos.
Es uno de esos edificios en que la vista se recrea descubriendo cada detalle.
Toda la casa fue la residencia de unos marqueses y sus familiares.
El patio es sobrio y elegante. En alguna de estas puertas se guardaban antiguamente los coches y las caballerías.

 

Este pequeño reportaje se lo dedico a Ana, que me ha contado unas cuantas cosas sobre el edificio.
Y por último, fijaos en el pavimento que posee esta entrada de carruajes.

 

¡Está adoquinado con tarugos de madera!
Los adoquines de madera se utilizaron para que los carruajes, al entrar no hiciesen tanto ruido.
¡Una casa muy bien pensada!
Fotos: Carlos Osorio.