Los madrileños cada vez miramos más al asfalto y menos al cielo. De tanto movernos por los túneles tendremos que sustituir el gentilicio de “gatos” por el de ratones.
Pero es en el cielo donde la belleza campa por sus respetos.
Vale la pena dedicar unos instantes a contemplar la puesta del sol.