Foto ABC.
El jardín más bonito de Madrid, el parque de El Capricho, en la Alameda de Osuna, esconde bajo sus verdes praderas un misterioso laberinto de túneles. Se trata de la fortaleza militar más importante construida para la Defensa de Madrid. Así la define la plataforma que pide al Ayuntamiento la apertura al público de este monumento cultural, iniciativa que comparto.
Esta fortaleza subterránea se realizó durante el primer semestre de 1937 a raíz del traslado del Estado Mayor del Ejército Republicano al Jardín Histórico de El Capricho, donde estableció su cuartel general. Una discreta puerta a un lado del palacio conduce a un auténtico laberinto de pasillos que se extienden a lo largo de 1.500 metros y a 15 de profundidad. Se hizo excavado, no a cielo abierto, para evitar que el enemigo localizara su posición. En su interior, las puertas son de hierro y similares a las que funcionaban en los barcos. Como sus ocupantes tenían terror a la guerra de gas, contaba con un sistema de ventilación forzosa. Para el abastecimiento de agua estaban conectados a los antiguos viajes de agua que trazaron los duques de Osuna. De momento, la fortaleza solo es visitada por estudiosos o grupos y previa petición.
Foto: El Mundo.