Madrid es la ciudad que tiene un mayor número de corralas en todo el mundo, aunque también existen casas de corredor en otras ciudades europeas, sobre todo en Budapest y en Milán.
Hoy quería mostraros las corralas milanesas.

 

Las corralas de Milán se llaman Casas de Ringhiera, o casas de barandilla.
Se construyeron muchas corralas en el siglo XIX y primer tercio del XX para alojar a la población rural que llegaba a la gran ciudad atraída por la actividad industrial.

 

Parte de esas corralas se han rehabilitado y constituyen hoy alojamientos y hoteles con encanto.

 

Las casas de ringhiera, al igual que las corralas madrileñas, tenían instalaciones higiénicas de uso colectivo.

 

Los corredores y los patios favorecían el trato y la convivencia entre los vecinos.

 

También existen casas de campo con corredores que se llaman cortes o cortilis, hoy convertidas en alojamientos rurales.
Fotos de internet.