La Real Fábrica de Cera fue mandada construir por Carlos III en el año 1788, a cargo del arquitecto Manuel de Vera. El edificio, de estilo Neoclásico, del que solamente se conserva la fachada, está situado en la calle de la Palma nº 10.
La Fábrica de Cera abastecía al palacio Real y a los reales sitios. Hay que tener en cuenta que en los tiempos en que no había electricidad el consumo de velas era muy grande, y si tenemos en cuenta que en el palacio Real hay cerca de 3.000 habitaciones comprenderemos el porqué de una fábrica de este tipo. En todo caso, esta es la única real fábrica existente en el barrio de Maravillas, aunque ya con otros usos.
En 1834 la reina gobernadora María Cristina ordenó su cierre. Tiempo después se convirtió en la fábrica de chocolates de Matías López, de la que hablaremos en otra ocasión. En los años finales del siglo XIX pasó a ser la sede de la Asociación de Panaderos, que agrupaba a los empresarios de este sector que fabricaban el pan de forma industrial, y después fue la sede de una firma de publicidad.Actualmente es un multiespacio de tendencias, eventos y moda.
Foto: Carlos Osorio