El edificio de Gran Via 52 es para mi uno de los más bellos del tercer tramo. Fue construido por Luis Díez Tolosana en 1928.
La fachada, todo un sobrio y exquisito exponente del Art Decó, se hizo mediante piedra blanca artificial, paños de ladrillo y chapa metálica.
En las molduras encontramos una leve referencia al arte egipcio, tan de moda en los años veinte.
La decoración interior se ha perdido.
Inicialmente el edificio estuvo destinado a viviendas, aunque luego fue ocupado por oficinas de los juzgados.
La hamburguesería que hay abajo, a la derecha, fue diseñada por Rafael de la Hoz en 1981, ocupando el lugar donde había estado situado el café Iruña.
Foto: Carlos Osorio.