Burrolandia es una ONG que trata de evitar la extinción de los burros. Están en Tres Cantos, cerca del castillo de Viñuelas. El paseante descubre con alegre sorpresa a un montón de cuadrúpedos lanudos que hacen las delicias de muchos niños, y estos, a su vez, hacen las delicias de los burritos con mimos y con nutritivas zanahorias.
En una pequeña finca, junto al Canal de Isabel II, los últimos burros de nuestra tierra tienen un lugar donde se les cuida y se les quiere. Cerca de allí pasa impetuoso el tren de alta velocidad: La España de ayer y la de hoy.
Para llegar, desde Madrid, hay que coger la M-607, autovía de Colmenar, y en la primera entrada a Tres Cantos, seguir las indicaciones hacia el castillo de Viñuelas. Un poco más allá de la entrada a la finca de Viñuelas hay una pista de tierra a la izquierda. Unos carteles indican que Burrolandia está cerca, a unos 200 metros. 30 metros de llegar hay un aparcamiento. Las visitas son únicamente los domingos de 11 a 14 horas.
Fotos: Carlos Osorio