Ante una ración de patatas bravas, el día se torna luminoso y esplendente. Son muy nuestras, y es que las bravas se inventaron en Madrid.
Las buenas patatas a la brava han de estar fritas con paciencia y dedicación.
La sartén ha de tener abundante aceite bien caliente. Añadimos las patatas (de las buenas) y bajamos el fuego al mínimo para que se hagan muy lentamente. Cuando estén tiernas, las sacamos con la rasera. Entonces hay que poner el fuego al máximo, volver a introducir las patatas y dejar que se doren por fuera.
************
Para la salsa brava hay diferentes recetas, pero hay que subrayar normalmente la salsa brava a la madrileña no lleva tomate:
Una receta muy simple: calentar cuatro cucharadas de aceite de oliva en la sartén. Añadir pimentón dulce y picante. Añadir una cucharada de harina. Verter poco a poco un caldo hecho con pollo o jamón y remover bien hasta que cuaje la salsa y se cocine.
*****
Otra receta simple lleva: 4 dientes de ajo, 150 ml. de aceite, 80 grs. de harina, medio litro de agua, y chorrito de vino fino, una cucharada de pimentón dulce y otra de pimentón picante, y sal.
*********
Y hete aquí una lista de sitios especializados en patatas a la brava:
Docamar. c/ Alcalá, 337 (Plaza Quintana).
La Posada del Dragón. c/ Cava Baja, 14.
Bar Acuerdo. c/ Acuerdo, 36.
Casa Aurelio. c/ Bravo Murillo, 335.
Las Bravas. c/ Álvarez Gato, 3.
Bar Alonso. c/ Gabriel Lobo, 18.
La Peña Soriana Av. de Rafaela Ybarra, 30.
Bar Moncayo. c/ Hermanos de Pablo, 10.
Taberna de Domínguez. c/ Antonio López, 17.
La Emualda.
Y saliéndonos de las recetas tradicionales, hemos de recomendar también unas bravas muy creativas que preparan en:
-La Emualda. c/ Menorca, 4.
-Macareno. c/ San Vicente Ferrer, 44.
-Estado Puro. Plaza de Cánovas del Castillo, 4.
-Café Comercial. Glorieta de Bilbao.
Macareno.