Mi amigo y excelente arquitecto José Luis Alonso, me ha enviado esta curiosa foto.
Mi primera reacción ha sido de incredulidad: ¡esto no puede ser Madrid!
Esa laguna, ese cerro con árboles, ese convento…
¿Vosotros qué pensáis? ¿Es o no es Madrid?
Hasta que mis ojos se han posado en la iglesia y rápidamente se me ha encendido una lucecita.
Es que esa iglesia, esa fascinante iglesia,…
¿Es o era? Porque…¿Qué os parece? ¿Seguirá existiendo o ya ha desaparecido?
Pero vamos por partes: la laguna…yo pienso que no es tal laguna, sino un inmenso charco tras unas lluvias intensas.
¿Y el convento?
El convento desapareció, pero la iglesia sigue ahí:
En la Avenida de Burgos nº 10.
La iglesia de Santa María del convento de las Reparadoras es una obra del gran arquitecto Luis Bellido y fue realizada entre 1919 y 1925.
La iglesia es de estilo neo-herreriano con algunos elementos neobarrocos.
El caso es que en 1977, la Compañía  Inmobiliaria Gran Madrid comenzó a derribar el convento.
Afortunadamente, algunos madrileños sensibles avisaron a los responsables del Patrimonio, quienes pararon la demolición. Finalmente, en 1984 llegaron a un acuerdo: salvar la iglesia y tirar el convento.
El convento, construido con parámetros racionalistas, se tiró, y alrededor de la iglesia se elevaron toda una serie de edificios mastodónticos. La iglesia estuvo abandonada durante décadas y finalmente se abrió de nuevo al culto.
El caso es que esta iglesia historicista, de valiente y original trazado, es una de las iglesias del siglo XX que más me gustan.
Y allí sigue, como testimonio de un tiempo en el que aún importaba la belleza y como recuerdo de un rincón encantador.
Foto: Wikipedia