Caminando por la calle Juan de Urbieta, en el nº 13 me sorprende una enorme chimenea de ladrillo.
La chimenea ha quedado encajada entre dos modernos edificios, y una verja la separa de la calle.
Una mujer abre la verja y le pido permiso para entrar.
-Yo te conozco, me dice, he asistido a una de tus visitas guiadas por Madrid.
-¡Caray…También es casualidad…!
Aprovecho para hacer unas fotos y más tarde busco información sobre este curioso vestigio industrial que ha quedado medio olvidado en este lugar.
Se trata de una de las chimeneas industriales más grandes y más curiosas de Madrid. Perteneció a la Fábrica de Vidrio de Artigas.
La construyeron L. Maura y M. de Artigas en 1915.
El remate de la chimenea presenta un interesante juego de formas de ladrillo.
Es un recuerdo de aquel Madrid con vocación industrial que convivía en buena armonía con el Madrid residencial y de servicios.
Mercedes Gómez, en su interesante blog Arte en Madrid también le dedicó una entrada a este monumento industrial.
Fotos: Carlos Osorio.