La llamada Casa Persa o casa Rústica fue una de las más originales que se crearon en el Reservado de Fernando VII; en el parque del Buen Retiro.
Se hallaba situada a la derecha del Paseo de Coches, según se entra por O´Donnell, entre la valla del parque y la estatua de Fray Pedro Ponce de león.
Era un edificio rebosante de imaginación, con una interpretación muy libre de lo que podía ser la arquitectura oriental, y estaba revestido de troncos de árbol. Constaba de un primer cuerpo de planta cuadrada y un segundo, circular. El interior estaba decorado con telas chinas y alfombras persas y las columnas estaban rematadas por cabezas de elefante.
Cuando el Retiro fue abierto al público, se instalaron aquí diversos establecimientos de hostelería.
Nada queda de esta casa, testimonio de un tiempo en que la imaginación aún no estaba vetada en la arquitectura.
El segundo grabado ilustra el interior de la Casa Persa.
Gracias a Alberto Tellería que me la hizo llegar.