Los picudos chapiteles del Ministerio de Exteriores y la colegiata de San Isidro se recortan sobre el crepúsculo en esta foto de Álvaro Benítez.