¿Por qué voy andando, si en coche llego antes?

Recoger a mi niña del cole me lleva quince minutos en coche y treinta si voy andando.
Si voy en coche, voy nervioso, porque conducir en Madrid no es precisamente un placer, tengo que dejarlo en doble fila, con riesgo de que me estampen un multazo, corro a por la niña, la ato en su asiento de atrás y regreso. La niña me cuenta cosas, pero no me entero, porque voy en tensión sorteando otros coches. De paso contribuyo a contaminar un poquito.
Si voy andando, voy tranquilo, miro la vida a mi alrededor, recojo a la niña con calma y le doy su merienda. Charlamos por el camino y hablamos con gente, con sus compañeros o con los padres de estos. De paso nos da el aire y caminamos un rato, que siempre viene bien. Al final, en vez de perder tiempo, creo que lo gano.

cuadro: “velociudad” (oleo/lienzo) C. Osorio 1983