En mi barrio (Maravillas) existe un importante patrimonio arquitectónico y artístico (Las Comendadoras, San Marcos, San Plácido, San Antonio de los Alemanes, Montserrat…). Creo que estos tesoros artísticos que deberían ser más accesibles a los vecinos-as de Madrid, porque apenas es posible acceder a los templos barrocos cuando se celebran los cultos, estando cerrados el resto del tiempo. El Estado, La Comunidad y el Ayuntamiento deberían ponerse de acuerdo para establecer sistemas de visita a unas joyas cuya conservación y restauración pagamos entre todos. Ya que la Iglesia, su propietaria, no puede encargarse de ello, deberían ser las instituciones públicas quienes organizasen la presencia de un empleado-a público que se encargase de la visita a estos templos.”
(En la foto: Exterior de la Iglesia de San Plácido. Grupo escultórico de Manuel Pereira. S. XVII)
Foto: C. Osorio