En Galileo, 21, en el agradable barrio de Chamberí pervive esta taberna del año 1925 cuya fachada fue decorada por el estupendo ceramista Angel Caballero. Caballero quiso dar a sus personajes un aire distinguido que mueve a la sonrisa al espectador de hoy.
El local, tras ser un restaurante vasco durante dos décadas, vuelve a llamarse «La Zamorana» y su terraza atrae a un buen número de oficinistas y comerciantes de la zona que vienen aquí a comer.

 

Fotos: Carlos Osorio.