La estatua de Venus que presidió el parque del Capricho está considerada una de las mejores esculturas  del arte neoclásico español. la realizó el escultor Juan Adán.
Por expreso deseo de la duquesa de Osuna, la Venus se colocó en el templete que preside los jardines del Capricho. Así la podemos ver en este fotomontaje realizado por ojoclic.
Era costumbre en los jardines paisajistas diecciochescos colocar en lugar preeminente una estatua de la diosa Venus, con un sentido no solo estético, sino también esotérico.
El caso es que la cúpula del templete comenzó a desmoronarse y la Venus fue trasladada al abejero.
En su lugar se colocó una estatua de Baco de peor calidad.
La propietaria de la estatua de Venus, Alicia Koplovitz, ha realizado la donación de una copia de dicha estatua, en un gesto que agradecemos, aunque es necesario hacer algunas puntualizaciones, porque han aparecido informaciones un tanto confusas.
En primer lugar, recordar que el emplazamiento primero de la estatua fue el templete, no el abejero como señala el Ayuntamiento, ya que este fue su segundo emplazamiento.
En segundo lugar recordar que se trata de una réplica, y no de una réplica exacta, ya que hay sensibles diferencias con la original.
Esta es la réplica que ha sido colocada en el abejero.
Dicho lo cual, todo esto nos parece un gesto en la buena dirección: habría que intentar recuperar todo el patrimonio histórico artístico de los madrileños que ha desaparecido de sus emplazamientos originales y ha pasado a manos privadas.