La Ferretería Subero, en Fuencarral 25, cerró al poco tiempo de peatonalizarse la calle. Ahora es una franquicia de ropa interior.
Subero abrió en 1865, inicialmente como cacharrería, a cargo de Salvador Subero.
Esta ferretería de calidad estaba especializada en planchas de materiales no férricos (latón, cobre, aluminio).
El tramo peatonal de Fuencarral es ahora una ininterrumpida sucesión de tiendas de ropa.
A propósito de esta interesante tienda, Jacobo Armero fue publicando en su blog toda una serie de fotografías del desmontaje de la tienda y su posterior conversión en franquicia de ropa.
Uno de los antiguos empleados de Subero ha montado una tienda de ferretería en la Ronda de Segovia, 4. Esperemos que tenga éxito.
Lo malo de que en una calle determinada solo se venda ropa, es que en un momento dado uno necesite unos alicates y tenga que conformarse con comprar unos calzoncillos. Lo malo de la calle de Fuencarral es que se ha convertido en un centro comercial donde solo hay tiendas de ropa y la calle parece haber desaparecido.
¡Así es la ley de la oferta y la demanda!
Foto 1: C. Osorio. Foto 2: ABC.