¿Proteger los comercios protegidos?

En los años 80 se decidió proteger el patrimonio cultural de Madrid ante el peligro de desaparición. Varios cientos de comercios (ultramarinos, droguerías, librerías, farmacias, tiendas de lonas y tejidos, alpargaterías, etc.) que formaban parte insustituible de nuestro paisaje urbano, comercios útiles y además bellos, fueron declarados “Establecimientos tradicionales madrileños”. En los últimos 25 años han desaparecido dos de cada tres comercios históricos. Recientemente el Ayuntamiento ha creado una norma de protección para estos comercios. Uno se pregunta ¿Por qué proteger lo que ya estaba protegido? Cuando ves la nueva lista de comercios protegidos te das cuenta de que faltan un montón. Así evitan tener que dar explicaciones por todos los comercios históricos que han sido destruídos ante la pasividad del
consistorio. Se trata de quitarse un muerto de encima.
También han seleccionado a una treintena de comercios centenarios para entregarles una placa y un diploma. Es un gesto tan bonito como hipócrita, porque no se les está apoyando en nada; es más, en realidad los poderes locales están favoreciendo su desaparición, ya que solamente apoyan a las grandes superficies y a las multinacionales.

En la foto: la librería centenaria La Cervantina, hasta hace muy poco en la calle del Pez.

Foto: C. Osorio