Qué agradables resultan estos portales decimonónicos. Testimonio de un tiempo en que las gentes que se lo podían permitir se recreaban creando espacios bellos y armoniosos.

Fotos: Carlos Osorio