Fantástica esta foto tomada en 1960 por Gabriel Cualladó en el Puente de Toledo. La alegría musical del organillo contrasta con la dureza de la vida de los que van a ganarse el pan con él.