A merendar, a cantar y a bailar, que es primavera y están los campos hechos un sol. Así ha sido durante siglos la eterna pasión de los madrileños por las meriendas campestres, como refleja este cuadro de Bayeu, en el Museo del Prado.