Nacida en Algorta en 1874, María Goyri fue la primera española que obtuvo la licenciatura de Filosofía y Letras, en 1896, y la primera mujer en doctorarse (cien años después del doctorado honorífico que se le concedió a Isidra de Guzmán).
Era de origen vasco, pero instalada desde los cinco años en Madrid. Hija de madre soltera, su madre, Amalia Goyri, le educó sin tener en cuenta las convenciones de la época, le inscribió en un gimnasio y a los doce años le matriculó en la Escuela de Comercio.

A los 16 años empezó a estudiar en la Facultad de Filosofía y Letras (curso 1891–1892) como oyente,  pidiendo autorización al Ministerio de Fomento para abrir una matrícula femenina.
Se le concedió tras no pocas objeciones, pero con la condición de no permanecer en los pasillos, entrar en el aula junto al catedrático, y no sentarse en clase junto a sus compañeros, sino en una silla al lado del profesor.

María se casó con Ramón Menéndez Pidal en 1900. Su viaje de novios fue por los pueblos de la ruta cidiana, recogiendo versiones de romances hispánicos de tradición oral.
Fue profesora en Instituto Escuela de segunda enseñanza, creado en 1918, junto a María de Maeztu. (El Instituto Escuela era una de las instituciones ligadas a la Institución Libre de Enseñanza, ocupando inicialmente la sede del Instituto Internacional, en la calle Miguel Ángel, y luego dividido en dos (los alumnos fueron a la residencia de estudiantes y alumnas al Retiro, en lo que luego fue Instituto Isabel La Católica)
Tras la guerra civil se le prohibió ejercer la enseñanza y ella se dedicó a investigar el romancero castellano y vasco, recogiendo infinidad de romances en euskera y castellano que de otro modo se hubieran perdido.
Murió en Madrid en 1954.

María Goyri es una de las madrileñas ilustres olvidadas, ya que no hay en Madrid una  placa que recuerde a esta mujer excepcional. Hasta hace poco ni siquiera tenía calle, hoy tiene una pequeña y apartada.