Sorprendente y deliciosa resulta esta fotografía coloreada del año 1900 en la que podemos ver la fachada madrileña desde el otro lado del río Manzanares. En el centro de la foto la basílica de San Francisco el Grande y a la izquierda el Palacio Real.