Junto a la montaña artificial del parque del Retiro se hallan estos dos troncos de árbol que, olvidando su condición vegetal, parecen bailar un tango, o quizás un schotis… Al menos eso es lo que yo veo. Otras personas piensan que se están dando un abrazo.
Foto: Carlos Osorio. Árboles curiosos de Madrid.