Hasta que a mediados del XIX llegó el agua a los domicilios madrileños, las lavanderas bajaban a lavar y a tender al rio Manzanares, tal y como nos muestra este óleo de Genaro Pérez Villaamil