No cabe duda de que son un foco de atención en una zona arquitectónicamente fea, monótona y aburrida como es la zona norte de Madrid. No hay duda de que son edificios impactantes, que suponen un esfuerzo arquitectónico, que imantan los objetivos de los que tenemos afición a la fotografía.

Las cuatro torres desde El Pardo. (cc) C. Osorio.