En la calle Mayor tenemos dos de las casas más estrechas de Madrid.
La primera de ellas está en el número 61, y en ella vivió don Pedro Calderón de la Barca hasta su fallecimiento en 1681.
Decir que en tiempo de Calderón, la casa tenía dos plantas y ahora tiene cuatro.
Pero a lo que vamos es a la anchura: mide solamente cuatro metros y treintayséis centímetros de ancho.
Pero eso no es todo. Dos portales más adelante se halla otra casa aún más estrecha, casi un récord de estrechez.
Está en el número 57 y mide ¡tres metros con sesentayocho centímetros!
Fotos: C. Osorio.