Buscando la luz, miré hacia el sol del atardecer y me cegó: No veía nada.Abrí los brazos para econtrar la puerta del balcón y volver a mi cuarto. Ya que tenía los brazos abiertos, mandé un abrazo hacia el horizonte, para quien pudiera necesitarlo. Foto hecha hace unos minutos: C.Osorio