¿Quién es el rey del caballo de la Puerta del Sol? 
Se supone que todos los madrileños lo sabemos: es Carlos III. Sin embargo, pese a que lleva en el centro de la plaza desde hace casi veinte años, todavía hay muchísima gente en Madrid que no sabe ni quién es el señor del caballo y, por no saber, ni siquiera saben que existe dicha estatua. Han pasado cientos de veces por allí sin fijarse en ella. Hace unos días quedé con un grupo de madrileños junto a la estatua a caballo de Carlos III de la Puerta del Sol y ¿dónde creéis que me estaban esperando?: pues en la Plaza Mayor.
Esto demuestra que las cosas, en este caso las estatuas, tardan mucho tiempo en pasar a formar parte de nuestro paisaje urbano.
La estatua ecuestre de Carlos III fue realizada en bronce en 1994 por Eduardo Zancada, escultor realista español, nacido en Mérida.
En varias páginas de internet pone que la estatua es copia de una supuesta estatua de Juan Pascual de Mena conservada en la Academia de San Fernando. Una cosa es que Zancada se inspirara en los modelos escultóricos neoclásicos, y en varias estatuas regias correspondientes a la época del monarca ilustrado, y otra muy distinta que se trate de una copia.
En cualquier caso, es un merecido homenaje al rey-alcalde que tanto hizo por Madrid.
Por cierto, una curiosidad:
La estatua de Carlos III es una de las pocas estatuas urbanas que no están llenas de cagarrutas de paloma.
¿A qué se deberá?
¿Será que las palomas respetan a Carlos III por lo mucho que embelleció Madrid?
Me temo que no van por ahí los tiros.
Se trata de un dispositivo eléctrico que ahuyenta a las palomas.
Bueno, debo decir «que las ahuyentaba»
porque desde hace unos meses las veo pasearse cada vez con mayor desparpajo por la efigie.
Una de dos: o se ha  acostumbrado a los calambres,
o el «mantenimiento», esa palabra tan desconocida para nuestros ediles, ha dejado de existir.
O…quién sabe… A lo mejor es que han cortado la luz por falta de pago 🙂
Fotos de Internet