La corrala de la calle del Oso, cerca del Rastro, es una de las más añejas de Madrid.
Construida en la década de 1730, consta de un priumer edificio de dos alturas y una casa de corredor anexa, en forma de ele, de tres alturas. 

Fotos: Carlos Osorio