Si quieres ir a tomar unos vinos con tu gente por el Madrid viejo, te propongo una pequeña ruta que está cerca de la Cava Baja, pero sin las aglomeraciones de la cava y con más autenticidad.

Comienza la ruta en la Calle de Calatrava nº 11. Allí está la sabrosa tasca “Vinos el 11” fundada en 1880, y donde podemos probar los embutidos, el queso, la ensalada de tomate con atún y el vino de Valdepeñas que sirve con arte el buen Dani. Seguimos adelante y en el nº 21 de esta misma calle nos encontramos con la Taberna Gerardo, también llamada Almacén de vinos, que conserva una valiosa colección de tinajas de vino y ofrece una acertada selección de vinos y raciones, entre ellas, las anchoas de Llanes. Giramos a la derecha por la C/ del Aguila y vemos en el nº 12 una encantadora fábrica de botas de vino cuyo origen se remonta a mediados del siglo XIX. Un poco más adelante, contemplamos en el nº 16 la espléndida portada de la Bodega del Aguila. En la paralela Calle del Angel, donde no hace mucho ha abierto una concurrida sidrería, tenemos una tasca de los años 40, Casa Mateos, que sirve buenas raciones para una cena apañadita. Si seguimos ahora por la Calle tabernillas, tal vez tengamos la suerta de encontrar abierta Casa Tomás, una inveterada taberna con mucho sabor, que solo abre cuando el dueño está de humor. También en Tabernillas (calle que se llama así porque había despachos de vino en la zona desde la edad media) tenemos el restaurante La Copita Asturiana, donde saben hacer las fabulosas fabes con almejes. Y en la paralela C/ Humilladero nº 8, está la antigua taberna Paco, donde te ponen un platito de pipas de girasol para acompañar la caña o el vino.

Para más información, tienes la guía que escribí para Ediciones La Librería: “Tabernas y tapas en Madrid”

Foto: Vinos el 11. (c) C. Osorio