El mundo chiquitillo de las casas de muñecas, lleno de simpatía y de encanto, puede contemplarse en Esmalper, casa fundada en los años setenta en la calle de Galileo nº 27.
Nacho se encarga de decorar estas casitas de muñecas que nos retrotraen a la época de nuestros bisabuelos.