La pastelería El Riojano, en la calle Mayor nº 10, cuenta con un salón de té clásico y agradable donde con un buen café o un excelente chocolate a la taza se pueden probar sus ricos dulces:
el roscón, los suizos, las pincas, los bartolillos, los croissants, merengues, torrijas, helados o unos suculentos mazapanes.
Un lugar donde escapar de la ajetreada vida urbana y entregarse a dulces sensaciones.
Fotos: Carlos Osorio.