Vamos a conocer algunas de las obras de arte que adornaron el palacio de Bauer.
Este es el busto de bronce que encargó Gustavo, el hijo de Ignacio Bauer, a Benlliure para homenajear a su padre.
El busto estuvo en el llamado Saloncito Bauer, que fue diseñado por el propio Mariano Benlliure.
La escultura que presidía el saloncito es una de las mejores obras de Benlliure. Se titula «Idilio» y muestra una pareja de pastorcillo, quizás Dafnis y Cloe, con una sutileza y un rtimo compositivo que nos recuerda a la obra del gran Canova.
Se trata de un palacio cuya decoración es por sí sola una gran obra de arte.