“Por precio, cantidad y calidad, el jardín y nadie más” Así reza este chascarrillo con que se anuncia “El jardín” un restaurante de los años 60, limpio, aseado y con una cocina casera tradicional donde se puede tomar un menú por 10 euros. Si estás caminando por el centro y no te apetecen los sitios de comida rápida al uso, en la calle Calderón de la Barca, 8, cerca de la Plaza de la Villa, tienes un sitio majo. Al salir puedes contemplar la antigua iglesia de San Nicolás y luego darte un paseito por la Plaza de Oriente.
Antes había muchos restaurantes de comida casera, pero hoy se van perdiendo porque somos un tanto snobs y porque los buitres de las franquicias de comida-basura-rápida (burguer, pizza, wok) se van apoderando de todo. Es una pena que desaparezcan los sitios de cocina madrileña y española, una cocina con muchos siglos de historia, buen representante de la saludable dieta mediterránea y los sustituyamos por sitios de chichi-nabi que ofrecen apariencia y nada de sustancia.