Hoy, a mediodía, el cielo madrileño se cubrió de una finísima capa de nubes.
El sol, al atravesarlas, formó un halo perfectamente redondo con los colores del arco iris. Este fenómeno no se produce muy a menudo, por suerte tenía la cámara a mano.
Fotos: C. Osorio.