El Estanque Grande del Retiro mide 280 x 140 metros, tiene una capacidad de unos 55.000 metros cúbicos y una profundidad máxima de 1,81 metros.
Al principio no existían canalizaciones para el desagüe, simplemente se abrían unas compuertas y el agua caía ladera abajo hacia el Prado.

En una limpieza efectuada en los años ochenta hubo que trasladar a los peces, en su mayoría carpas, a otros estanques y lagunas. En dicha limpieza se sacaron del fondo objetos como un sofá o una lavadora.
En la limpieza efectuada en 2001 aparecieron entre otros objetos decenas de mesas y sillas, 50 móviles, varias dentaduras postizas, dos cajas fuertes, armas de fuego y urnas funerarias.

Entre los 8000 peces que hubo que trasladar en 2001 para la limpieza se hallaba “Margarita” una carpa que pesaba nada menos que 11,5 kilos.
Claro que no sólo se han arrojado objetos, sino también personas. Aparte de algunas caídas fatales desde las embarcaciones, hubo también gente que se arrojó voluntariamente al agua. En la época romántica hubo varios intentos de suicidio. No es fácil ahogarse en un estanque cuya profundidad oscila entre los 60 centímetros y 1,81 metros, aún así parece ser que algún suicida voluntarioso lo consiguió.
La fiebre de los suicidios románticos dio pie a una irónica coplilla que decía así:

“Del estanque del Retiro
sacaron muerto mi amor.
A no estar tan fría el agua
de pena me tiro yo”