El edificio España, construido por los hermanos Julián y José María Otamendi, es un modelo de edificio autosuficiente.
Los arquitectos lo diseñaron para que sus moradores tuvieran todo lo necesario para la vida cotidiana sin la estricta necesidad de salir a la calle: Hotel, restaurantes, peluquerías, tiendas, y hasta una piscina en su azotea con capacidad para 320 metros cúbicos de agua.
Se habilitaron 300 oficinas y 184 apartamentos.
La articulación en tres niveles escalonados, una colorista combinación de ladrillo y piedra, los sorprendentes contrafuertes de la fachada trasera,  la aplicación en las esquinas de formas cóncavas, una atractiva portada neobarroca, , una sucesión de elegantes cornisas y la incorporación de pináculos van a conseguir suavizar la enorme superficie construida logrando enraizarla con el entorno.
El edificio tiene 117 metros de altura que se reparten en 26 plantas.
Cinco entradas interrelacionadas distribuían el acceso, disponiendo de 32 ascensores.
El coste fue de 200 millones de pesetas.
Recientemente, el edificio España ha entrado en una fase de pura especulación inmobiliaria en la cual ha habido intentos de derribarlo. La presión social ha logrado evitar este derribo y se está rehabilitando para convertirlo en un gran hotel.
Se va a recuperar la azotea como local de hostelería y ocio, con lo cual será posible contemplar de nuevo una de las mejores vistas de Madrid.