Lo llaman minimalismo, líneas puras, simplicidad conceptual…pero no dicen de dónde procede su inspiración. ¡¡Los arquitectos contemporáneos se inspiran en los búnkeres!!
Atrás quedan aquellos tiempos casposos y obsoletos en que los arquitectos tomaban como modelos los palacios, las catedrales y las obras de arte. ¡Qué pérdida de energías! ¡Pudiendo hacer un búnker!
Hoy, todo nuevo rico que se precie, empezando por los futbolistas, encarga al arquitecto de moda que le haga un búnker.
El arquitecto-de-moda, encantadísimo, tira de hormigón armado (doblemente armado tratándose de un búnker) y hace un paralelepípedo con las correspondientes troneras.
Y es que la modernidad constituye el negocio ideal: «Menos es más», hacer menos arquitectura y cobrar más.
Y si alguien se muestra reticente, es que es un inculto, un anticuado, un demodé.
Hasta la iglesia se apunta al búnker. Arriba, iglesia en el barrio del Pilar)
Estoy tan fasssscinado con esta aquitectura tan cooooollll…
…que no sé si encargar yo también un búnker contemporáneo…
Pero con cañones y ametralladoras. Así cuando venga el arquitecto-de-moda a cobrar…