Lavapiés ofrece dos interesantes opciones marítimo-terrestres. Una es regustarse a la caída de la tarde en las terracitas de la “playa” de Argumosa y la otra, nadar en el cálido asfalto hasta una ínsula fantástica llamada “El Boquerón”, cuya oquedad portuaria alberga crustáceos, lamelibranquios y pescaditos fritos o en vinagre.
Hállase esta perla en la calle de Valencia número 14, donde antes estuvo la tasca de J. Fernández, que sucedió al bodegoncillo “La Estrecha” y cuyo origen se remonta al siglo XIX. Como es costumbre en las cervecerías desde siglos atrás, El Boquerón ofrece la bebida de la Diosa Ceres guarnecida con todo tipo de mariscos frescos, generalmente a populares precios. También hay vermú de grifo con un sifón burbujeante y perlado fabricado allí mismo con una fantástica saturadora de seltz de las que solo quedan dos o tres en la tabernaria Corte.
Foto: C. osorio.