“Por espacio de treinta siglos han sido los españoles un pueblo altivo y guerrero, austero y recio, valiente hasta el estoicismo, apasionado y terco, grave y melancólico, frugal y hospitalario, cortés y caballeroso, pronto al odio pero más inclinado al amor. Por llevar en mis venas sangre latina, me he sentido siempre más hermanado espiritualmente con los franceses, los italianos y los españoles que con las gentes del norte. He admirado, y compartido, el ágil temperamento de los latinos, el tono emotivo de su pensamiento, su vehemente sensibilidad para la belleza en la mujer y en el arte. Los pueblos latinos han dirigido al mundo, con sus gustos y sus hábitos, a lo largo de dos milenios.”

– Will Durant (1885 – 1981), historiador estadounidense.