Este es el cuadro de la fachada de Lhardy que pinté en 2014 y que actualmente está colocado en el recibidor, al pie de la escalera que sube al comedor.
Lhardy fue el primer restaurante elegante de Madrid, abierto en 1839 por el francés Emilio Huguenin, trajo a Madrid las especialidades francesas, aunque a petición del público incorporó los cocidos y los callos típicamente madrileños. Es siempre un gusto, al pasear por el centro, hacer escala en Lardy y saborear un humeante consomé.