En la calle de la Palma, entre Norte y San Dimas, existe una pequeña y agraciada corrala, vivo testimonio de un Madrid «pueblo» que aún subsiste dentro de la gran ciudad. Fotos: C. Osorio.