Como un halcón de piedra blanca, la estatua de un antiguo rey avizora la ciudad desde lo alto del Palacio Real. Otra foto de Antonio Bueno.