Me gusta Casa Adolfo. Me gustan las casas de comidas que se llaman «Casa» con el nombre del dueño o la dueña. Me gustan las casas de comidas que sirven menú del día, y si además te traen vino y casera y un panecillo que no es congelado, pues la cosa empieza bien.
Luego abres la carta y ves que abundan las sopas, los purés, las cremas, las verduras, las legumbres…comida casera, rica y sana.

 

Marchando una cremita de verduras, ideal para combatir el frío y con bien de picatostes (qué gran invento los picatostes). De segundo me pido un gallo fresco a la plancha con guarnición.
Y de postre, el arroz con leche de la casa, que es muy ligerito, no tiene casi grasa.
Caray, qué bien he comido, y por un precio más que razonable.
Adolfo y su hermana María heredaron el negocio de su padre, que lo cogió en 1965. Anteriormente se llamaba Casa Monterrubio. El local está decorado con cuadros de Richard Stefan, que fue cocinero de La Gamella.
Casa Adolfo está en la calle Bravo Murillo nº 27, cerca del metro de Canal.