En el local de una antigua carpintería del barrio de Malasaña se abrió en 1979 el café de Manuela. Para su decoración se utilizaron elementos de un antiguo palacete. El diseño corrió a cargo de Juan mantrana y José María Tessio.
Era un tiempo, el de la Transición, en el que había mucho de qué hablar (estrenábamos la libertad) y hacían falta cafés agradables donde charlar. Partiendo de la estética de los buenos cafés del XIX, e incorporando música y actuaciones, el Manuela tuvo su momento tranquilo por las tardes y fue muy bullicioso en horas nocturnas. Aquí se han celebrado brillantes tertulias como la de Agustín García Calvo, o la de Isabel Escudero, y alguna que otra exposición de cuadros o fotos.
Entre sus clientes literarios hay que citar a Francisco Umbral, Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, o Rosa Chacell.
En la actualidad, el ambiente es juvenil y tranquilo, y la gente gusta de jugar a los múltiples juegos de mesa disponibles.
El Manuela está en San Vicente Ferrer, 29 (Malasaña)
….

 

Fotos: Carlos Osorio.